trusted tablets online pharmacy
Open top menu

Cuestión de mentalidad

Comparte:

P

ellegrino tiene un problema y lo sabe. La crisis como foráneo del Leganés es cuanto menos preocupante. No es un problema de sistemas, de jugadores o de entrenadores: es un problema general. Los pepineros han jugado 45 partidos lejos de Butarque y sólo han conseguido vencer en seis. Casualmente, todos ellos se produjeron en el arranque liguero de las dos temporadas anteriores, donde el equipo entrenado por Asier Garitano se disfrazaba de ladrón para robar los tres puntos en los feudos visitantes y no volver a actuar hasta la campaña siguiente. El factor sorpresa, y porque no decirlo, el trabajo realizado en pretemporada, eran dos de las bazas del técnico de Bergara.

Sin embargo, los pepineros llevan 22 partidos sin vencer lejos de Butarque, más de un año desde aquel 15 de octubre de 2017 en el que asaltaron La Rosaleda. Gabriel, el jugador que el equipo echa de menos y que Recio está empezando a hacer olvidar, hizo el primero. El segundo fue obra de Alexander Szymanowski, un jugador que le daba alas al equipo en estos partidos y que se le espera como agua de mayo al igual que a José Arnaiz. Desde entonces el aficionado leganense solo se ha llevado más disgustos que alegrías cada vez que veía a su equipo lejos de casa. La más reciente fue en Mestalla, donde nuevamente, y como ocurrió en San Mamés y el Benito Villamarín, el equipo no consiguió sostener un resultado que cambiaría en los instantes finales.

El pasado sábado la balanza estuvo a punto de cambiar. El técnico argentino tuvo que tirar de liderazgo para dejar fuera a hombres clave en el planteamiento como Juanfran o El Zhar. Los primeros 45 minutos parecieron avisarle de que se había equivocado pero a la vuelta de vestuarios, de nuevo con la defensa de cinco, el equipo salió con otra cara. Sólo la lesión de Cuéllar, cuando se preparaba ya En-Nesyri para saltar al campo y aportar más mordiente al ataque, los postes y la mano salvadora de Bono evitaron que el Leganés se llevase los tres puntos de Girona.

Pellegrino sigue dándole vueltas a un grupo que mejora por momentos y trata de evadirse del conformismo del resultado, pero al que le falta ser igual de contundente como visitante al igual que como local. La mentalidad del equipo es lo que lo sacará de los puestos de descenso, instalarse en la mediocridad haciendo buenos los empates fuera de casa solo invita a fiar los puntos en Butarque para salvar la temporada. El de Leones está tratando de dar con la tecla fuera de casa, pero de momento el parón liguero y el choque en casa frente al Alavés le dan unas semanas de respiro para volver a pensar en como conseguir esos ansiados tres puntos como visitante.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.