Open top menu

Mala “suerte” pepinera

Comparte:

Domingo. Dos de la tarde. Era la oportunidad clave para obtener puntos. Frente a los tuyos, en tu casa y con gente afín apoyándote. La jornada para todos había comenzado mucho antes cuando nuestros rivales directos habían conseguido ganar y empatar ante sus respectivos rivales. Nos tocaba a nosotros. Ahora Leganés, ahora. Pregunta importante. ¿Que nos pasó? Fue un espejismo el equipo que vi ayer, me sentía decepcionada. ¿Por qué, Leganés? Solo pedíamos confianza, riesgo, jugar al fútbol y conseguir los resultados. Todos sabemos que la situación en la que estamos no es sencilla para sacarla adelante, pero al menos si en casa nos hacemos fuertes podemos seguir aspirando a la salvación. Y eso ahora mismo, se ve lejano y complicado. 

Sería bueno hablar de mala suerte, todos tus rivales consiguen puntuar y tú solo un punto cuando estás al borde de la luz. Pero no, no vemos esa luz al final del túnel y no por mala suerte (sería bonito achacarlo a eso) pero no estamos bien, somos débiles en balones parados, en juego escasos, y en precisión de cara al gol aún nos falta por conseguir. En definitiva, tenemos mil fallos y muchas cosas que corregir. Pero recordad o al menos eso recuerdo yo todos los días, es que somos el Leganés un club que nunca lo ha tenido fácil, que nunca ha tenido una gran plantilla y que, a pesar de todo, ha conseguido los objetivos marcados. 

Y ese sentimiento sigue ahí, en cada rincón de Butarque y de sus alrededores. En cada corazón de los aficionados, quienes estamos cabizbajos ante estos resultados pero que nos agarramos a una esperanza, la de salvarnos. Si es verdad que sabemos que está muy complicado, que parece que los demás equipos que se la juegan dan resultados y el nuestro se queda atrás. Pero yo me hago una pregunta, ¿esos equipos no han estado así en algún momento? Creo que si, todos los que están abajo peleando con nosotros no siempre han conseguido puntuar ni tan siquiera ganar. Han perdido. Y eso nos está pasando ahora a nosotros, bueno no del todo ya que conseguimos puntuar, sí, un punto que no sabe a nada en estas situaciones. Pero ¡es un punto! Y hay que aferrarse a ello, tras la decepción viene la calma y si miramos la clasificación estamos a dos puntos y con un partido que es una FINAL. 

Ahí si que hay que dar todo, sacar coraje y orgullo. Ser el LEGANÉS. Los que no se rindan y buscan GANAR y demostrar que queda mucho por dar en esta Liga. Seamos confidentes y esperemos al sábado, yo confío. ¿Por qué? Porque hasta cuando han pensado que estábamos muertos hemos resurgido de nosotros mismos

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

<

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.