trusted tablets online pharmacy
Open top menu

Europa… ¡Qué gracia!

Comparte:

El partido del Leganés en Villarreal dejó mucho que desear para el aficionado pepinero. Es el mejor momento del club en Primera División a estas alturas. El Leganés es más fiable que nunca y los nueve puntos sobre el descenso permiten al club pepinero disfrutar cada día en la máxima categoría. Este buen momento alimentó la ‘ambición’ del Leganés y las ganas por alcanzar el sueño de jugar en Europa la próxima campaña, pero viendo el planteamiento del equipo y la falta de hambre lejos de Butarque uno tiene bastantes dudas sobre si este equipo puede ilusionar a una afición que le ve más posibilidades a la plantilla.

Quizás estemos en el principio de un proyecto que debe colmarse paciencia. La salida de Asier y la llegada de Pellegrino levantaron muchas incógnitas sobre el papel. Dudas que el técnico argentino ha ido borrando y, a su vez, alimentando. Pellegrino tuvo que modificar su idea inicial de juego visto los resultados. La llegada del 5-3-2 revolucionó los planes del ‘Flaco’ y la situación de algunos futbolistas que ‘desaparecieron’ de los onces levantaron ciertas sospechas sobre si era el esquema correcto. Al final, esas sospechas y dudas fueron desvaneciéndose tras los resultados positivos del equipo, sobre todo en Butarque. La gestión de un grupo de hasta 28 futbolistas también ha sido una piedra en el camino del Leganés, aunque en algunas fases de la temporada ha sido un soplo de aire muy necesario.

El Leganés tiene dos caras. Una apisonadora en Butarque, a la que le da igual quién tenga enfrente, que contrasta con la versión ‘outside’. Fuera de casa, salvo en tres ocasiones donde el Leganés superó a sus rivales fuera de casa (Valladolid, Rayo y Getafe), el equipo peca de falta de ambición o de falta de valentía para jugar de tú a tú ante rivales a los que se les puede hincar el diente en su estadio. Ante el Villarreal fue otro de esos partidos. El Lega dio vida a un submarino, que por momentos, tembló por miedo a acabar hundido, y los pepineros no mostraron la ambición de un equipo que desea “ir a más”. No lo digo yo, lo dice el entrenador.

Si el Leganés hubiese conseguido una victoria en La Cerámica se hubiese puesto a solo dos puntos de Europa League. Si se hubiera dado el caso, sí podríamos hablar de que este equipo merece luchar por ese billete Pero después de ver durante 90 minutos a un equipo defender sin motivo me acordé del “este equipo puede ir a más” y yo, por lo menos, me eché a reír.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

<

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.