Open top menu

El 1×1 del Leganés en Albacete

El conjunto de Borja Jiménez sufrió una dura derrota en el Carlos Belmonte que le hace perder el liderato.

Fuente: LaLiga

Después de un día gris en Albacete para más de mil pepineros, sale el sol de nuevo y en la clasificación el Leganés sigue en ascenso directo. El conjunto pepinero perdió una oportunidad fantástica para encarrilar el ascenso tirando prácticamente a la basura los primeros 45 minutos. Sin embargo, la segunda parte fue el reflejo de que el equipo tiene carácter y sigue vivo de cara a estos tres partidos que quedan. El encuentro tuvo nombres propios para bien y para mal, y estas son las notas de la aciaga tarde en el Carlos Belmonte.

Diego Conde – 7

Poco pudo hacer ante el gol de Higinio y evitó el 2-0 al borde del descanso con un auténtico paradón que deja latente que está en el top 3 de porteros de la categoría.

Enric Franquesa – 7

No sufrió en exceso en defensa y generó las mejores ocasiones del conjunto pepinero. Fue un auténtico puñal por la banda izquierda y solo le faltó encontrarse con el gol en una de las oportunidades que tuvo para hacerlo. Fue el que más y mejor lo intentó y acabó siendo el mejor del equipo en un día gris.

Sergio González – 5

Los tres centrales salen en la foto del gol y a Sergio se le marchó la marca de Higinio en el 1-0. Lo intentó siendo un amenaza en la segunda parte en cada balón parado, pero no fue su día.

Jorge Saénz – 5

no midió bien en el centro del gol y tuvo varios desajustes en duelos aéreos durante el primer tiempo. En la segunda jugó correcto en base a lo que pedía el partido.

Aritz Arambarri – 3

Quizás el señalado en la primera parte. No supo leer las intenciones ni cerrar los espacios a Fidel antes de que el futbolista pusiera el centro del gol. Jugó de central derecho pero también de lateral en algunas acciones y se le vio superado en ambos roles.

Jorge Miramón – 6

De lo mejorcito que tuvo el Lega en el global de los 90. Su papel era ser incisivo y abrir espacios junto a Juan Cruz. Algo por lo que no brilló en la primera parte pero en la segunda dio otra cara como el equipo.

Dani Raba – 2

La ansiedad le volvió a jugar una mala pasada. Cuando un equipo pierde y se juega lo que le falta el Lega, lo que menos necesitad es a un futbolista que retenga la pelota, busque mucho el contacto y haga muchos aspavientos. Dani Raba volvió a ser ese jugador testimonial, pero ni siquiera con los chispazos que le caracterizan para sacar algo de peligro. De hecho, echó al traste dos muy buenas oportunidades por estar lento o hacer un recorte más de lo necesario. Muy flojo.

Francisco Portillo – 7

Al igual que el resto del equipo, fue de menos a más y terminó siendo el timón del equipo en la creación de oportunidades por dentro. Superó el 90% de acierto en el pase y regateó bien y con sentido. En la primera parte sufrió en un centro del campo conformado solo por él y Neyou y se destapó tras el descanso con la entrada de Chicco

Yvan Neyou – 6

Poco que reprochar al camerunés, que apenas falló un par de pases y dio un gran despliegue físico. Al igual que Portillo, superado en la primera parte por formar parte de un centro del campo muy poco poblado. Mucho mejor en la segunda.

Juan Cruz – 6

No fue tan diferencial como en Elda pero, junto a Miramón, generó bastante peligro por la banda derecha.

Diego García – 5

No apareció, pero tampoco le llegaron muchos balones. Peleó como siempre y generó alguna oportunidad. Esta vez, sin premio.

Julián Chicco – 7

Su entrada al descanso por Arambarri fue lo que dio alas al equipo. Dio verticalidad al centro del campo y tuvo una mayor presencia en el área a diferencia de otros encuentros.

Näis Djouahra – 5

Jugó poco más de 20 minutos en los que no pudo ser diferencial.

Óscar Ureña – NC

Entró en el 86′, no calificable.

Seydouba Cissé – NC

Entró en el 92′, no calificable.

Sydney Osazuwa – NC

Entró en el 92′, no calificable.

Borja Jiménez – 3

Planteamiento extraño con el que el equipo sufrió muchísimo con los centros laterales en la primera parte y con un centro del campo muy poco poblado que se vio superado. La entrada de Chicco en la segunda parte por Arambarri para tener a tres jugadores en la medular evidenció que la idea inicial no carburó para nada. El equipo mejoró notablemente en los segundos 45 minutos pero acabó desesperado por la falta de gol. Los últimos cambios de Sydney y Cissé, tarde, muy tarde.