Open top menu

Karrikaburu y Qasmi en el 94´ le dan una bombona de oxígeno al Lega

Un tanto de Yacine Qasmi en el 94´ dio tres puntos de oro a un Leganés que se aleja del descenso. Karrikaburu marcó el primero

De penalti, en el 94´ y con un descuento eterno. Así se llevó el Leganés un partido muy sufrido contra el Huesca que sacó con honor, juego y fortuna. Ni los ocho minutos que el árbitro miró el VAR, ni el empate del Huesca, o la sensación en los minutos finales de que los tres puntos se podían escapar pudieron romper la comunión que volvieron a mostrar una vez más club y afición. Provisionalmente el Leganés se queda a nueve puntos del descenso. La salvación no está hecha, pero los pepineros respiran mejor gracias a la bombona de oxígeno de los goles de Karrikaburu y Qasmi.  

El partido comenzó con un Leganés con las ideas claras de utilizar el poderío en el área de sus dos delanteros (Qasmi-Karrikaburu). En defensa, en ocasiones los madrileños defendían con un 4-2-3-1 o un 4-4-2. El primer cuarto de hora fue del Lega, que salió con una marcha más que el equipo de Ziganda y comenzaron a inquietar la portería de Andrés Fernández. Un Andrés Fernández que estuvo poco afortunado en un remate dentro del área de Miramón. El portero no tenía visión, no logró blocar el tiro y dejó muerto un rechace que aprovechó Karrikaburu para marcar el primero de la tarde en Butarque. El gol dio incluso un plus de energía a los de Carlos Martínez, que tuvieron en las botas de Qasmi el segundo con un tiro desde el punto de penalti que repelió Andrés Fernández.

Poco a poco, y con el paso de los minutos, el Huesca fue abriendo el campo buscando la velocidad de Gerard Valentín o Juan Carlos. Sin embargo, la seriedad defensiva de los pepineros no permitían a los aragoneses a progresar en dirección a la portería de Riesgo. No obstante, fue en una jugada a balón parado donde los visitantes encontrarían el empate. Fue en un saque de esquina donde Jorge Pulido cabeceó un balón al palo y el rechace le llegó a Juan Carlos, que apenas sin ángulo introdujo el balón en la portería por el palo de Riesgo después de que tocase en larguero y en el palo. En primera instancia, el árbitro señaló fuera de juego, pero tuvo que mirar la pantalla del VAR para revisar una posible mano de Cissé. Finalmente, ni fuera de juego, ni mano, gol. De esta manera el Huesca se marchaba con el partido empatado casi sin haber generado peligro ante un Leganés al que le crecía de nuevo la necesidad de ganar.   

Una necesidad que se plasmó antes de empezar la segunda parte con una piña de los jugadores en el césped. De esta manera el Lega inició el segundo tiempo de nuevo con la iniciativa del juego y en el primer cuarto de hora aparecieron de manera clara en la portería de Andrés Fernández, que sacó buenas manos a un disparo de Qasmi y una falta de Neyou. Además, en la ocasión del franco marroquí hubo un rechace que Jorge Sáenz empujó, pero se encontró con el cuerpo de un defensa. No obstante, el Huesca fue cerrando líneas y el Lega tan solo parecía inquietar a balón parado. Estaba claro que al partido le faltaba una revolución y el que apostó por hacerla fue Carlos Martínez con la entrada de Dani Raba por Nyom.  El cambio surtió efecto con Raba dando también profundidad por el costado derecho y buscando de vez en cuando algún lanzamiento lejano que se encontró con las manos de Andrés Fernández.

Sin embargo, el partido se plantó en los minutos finales con un Lega volcado en el campo del Huesca, pero sin apenas hacer daño. Además, los aragoneses no renunciaban a llevarse los tres puntos a través de algún contrataque. Pero la temporada tan extraña del Leganés tenía reservado que en un partido donde los madrileños se jugasen la vida tuviera un final no apto para cardiacos. En una falta lateral a favor del Lega, un cabezazo de Sergio González tocó la mano de Blasco. El árbitro señaló penalti, pero le avisaron y tuvo que estar ocho minutos mirándolo en el VAR para rectificar o mantener su decisión. La imagen de los jugadores levantando los brazos para pedir a la grada achuchar al árbitro fue una viva imagen de la importancia de una decisión que el colegiado volvió a ratificar. El balón lo cogió Qasmi, con todo Butarque ante la expectación del que podía ser uno de los goles más importantes de la temporada. El delantero disparo, Andrés Fernández tocó la pelota, pero terminó entrando para la alegría y jolgorio de la ciudad de Leganés.  

Los minutos finales se vivieron de infarto con quince minutos de descuentos que se consumieron con el Huesca colgando balones al área y con alguna salida en falso de Riesgo que paró por segundos el corazón de muchos pepineros. Finalmente, el árbitro pitó con el Leganés yendo por delante en el marcador y Butarque pudo disfrutar de nuevo de una victoria de su equipo, que se coloca más cerca de la salvación.

CD LEGANÉS 2–1 SD HUESCA

ALINEACIONES

CD Leganés: Asier Riesgo; Franquesa, Jorge Sáenz, Sergio González, Nyom (Dani Raba min.66 (Iker Undabarrena min.96)); Neyou, Cissé, Arnaiz (Josema min.96), Miramón; Qasmi (Omeruo min.96) y Karrikaburu (Parzyszek min,80).

SD Huesca: Andrés Fernández; Marc Mateu, Florian Miquel, Jorge Pulido, Rubén Pulido (Blasco min.46), Andrei; Salvador, Timor; Juan Carlos, Aboubakary Kanté (Obeng min.46) y Gerard Valentín (Lombardo min.69).

GOLES

1-0: Jon Karrikaburu, min.7

1-1: Juan Carlos, min.40.

2-1: Yacine Qasmi, min.94

Árbitro: Gorostegui Fernández-Ortega (Comité Vasco). En el Leganés amonestó a Qasmi (min.47), Cissé (min.50), Dani Raba (min.95). En la SD Huesca mostró amarilla a Rubén Pulido (min.10), Gerard Valentín (min.69), Salvador (min.75), Lombardo (min.77), Blasco (min.86), Andrei (min.111), Obeng (min.113),(Timor min.115) expulsó con roja directa al entrenador del Huesca, Ziganda (min.112)

VAR: Prieto Iglesias (Comité Navarro).

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 39 de Segunda División disputada en el Estadio Municipal de Butarque (Leganés, Madrid). 8.545 espectadores.