Open top menu

Las claves de la solidez defensiva del Leganés

Somos Lega analiza el inicio de temporada de los pepineros en materia ofensiva

Un gol encajado en cuatro partidos. Esa es la cifra más significativa, después de las tres victorias consecutivas, que deja el Leganés en sus datos de los primeros compases de la Temporada 2023-2024. El equipo pepinero se ha instaurado desde pretemporada, bajo los mandos de Borja Jiménez, en una filosofía de estar cómodo con y sin balón. “Defender también es un arte”, es el mantra de Borja Jiménez a sus pupilos. La pasada jornada en Ipurua se vivió una de las defensas más rocosas del Lega, que mostraron en su esencia lo que pide la categoría de plata: efectividad, un gol en un único disparo a puerta, y defensa rocosa, recibió 37 centros al área del Eibar. Por ello, en Somos Lega nos hemos querido detener en algunas de las claves y datos que han provocado el gran inicio de los madrileños:

En la primera jornada el Leganés se midió al Andorra de Eder Sarabia, uno de los equipos más trabajados de la categoría y con una identidad de juego asimilada por la mayoría de los futbolistas. Supuso la primera y hasta el momento la única derrota del Lega en liga (0-1). El equipo de Borja Jiménez recibió seis tiros a puerta, de los cuales solo cuatro fueron entre los tres palos. El golazo de Rubén Bóver desequilibró un partido en el que los pepineros no le perdieron la cara al duelo, pero no encontraron el premio del gol: 68% de posesión, cinco disparos a puerta, doce entradas realizadas por los defensas y doce faltas cometidas. En la segunda jornada el Lega visitaba el campo del Alcorcón. Los pepineros lograron en Santo Domingo los tres primeros puntos de la temporada gracias a los goles de Undabarrena y de Dani Raba. Los dos goles supusieron el 50% de acierto de aquella noche para los blanquiazules tras disparar cuatro veces a porterías. Fueron muy claves las dos paradas de Dani Jiménez, una de ellas con 0-0 y la agresividad mostrada por la línea defensiva: 13 entradas y 16 faltas cometidas.

Por otro lado, el tercer partido frente al Albacete fue muy diferente. En ese encuentro el Lega llevó la iniciativa del juego con 67% de posesión, seis disparos (tres a portería) y cinco saques de esquina., logrando anotar dos goles en choque ante los manchegos. Además, la intensidad en defensa se mantuvo con catorce entradas realizadas y quince faltas cometidas. Por último, las cifras de Ipurua confirmaron la evolución defensiva de los de Borja Jiménez, un gol en un único disparo a puerta, 22% de posesión y solo un saque de esquina a favor. Datos que sumados a la fortaleza en facetas defensivas, dieciséis entradas y catorce faltas, sirvieron a los madrileños para llevarse los tres puntos.

Fiabilidad de los centrales y seguridad en la portería

La pareja de centrales en los que ha confiado Borja Jiménez ha sido la dupla formada por Aritz Arambarri y Sergio González En el caso del capitán del Leganés, Sergio González, sus números defensivos se cuentan por dicinueve recuperaciones y trece despejes. Además ha vencido cinco duelos cuerpo a cuerpo (47,37%) y seis duelos aéreos (52,63%). A la hora de detenernos en Arambarri, el central recién llegado a Butarque parece haber caído de pie. Más allá de la titularidad indiscutible, en lo que a datos respecta es el defensa del Lega que as recuperaciones (22) y despejes (24) ha realizado. También, sigue mostrándose fuerte en los cuerpos a cuerpos (46,15% de duelos ganados) y en los duelos aéreos (53,85% de pugnas en las que ha resultado vencedor). Incluso, cabe destacar el gran resultado que le está dando a Borja Jiménez la opción de poder doblar lateral con futbolistas del perfil de Naim García o Jorge Miramón, que permiten dar una mayor amplitud en ataque y una mayor seguridad y colaboración en defensa. Además, otro de los aspectos a reseñar en la seguridad y las paradas en momentos críticos tanto de Dani Jiménez como de Diego Conde. El ex del Getafe, debido a la lesión de Dani Jiménez, jugó y fue salvador en Ipurua con una parada que, como se dice en la jerga futbolística, vale puntos. Una situación que puede dejar a Borja Jiménez con la tarea de decidir qué guardameta está en mejores condiciones de ser titular cuando Dani Jiménez se recupere.

En definitiva, y como hemos observado, la dureza defensiva del Leganés se rige por la habilidad de superar a su rival en intercepciones y sobre todo, saber cuándo hacer las faltas y parar ataques potables del rival. Si a todo esto le unimos el buen binomio formado por la efectividad y solidaridad defensiva de los de arriba, nos deja a un CD Leganés que puede seguir evolucionando en tareas ofensivas y hacerse mucho más fuerte en las defensivas.