Open top menu

Un estoico guerrero vestido de blanquiazul

Borja Jiménez ha confirmado hoy que Miguel de la Fuente lleva dos meses jugando con el menisco roto y que ha esperado al parón para operarse.

Hoy sorprendió el hecho de que Miguel no fuera titular ante el Eldense aún habiendo descansado en Copa del Rey este jueves. Jugó Diego García como único punta mientras el 9 del Lega esperaba su turno en el banquillo. De hecho, con la lesión de Dani Raba en la primera parte, parecía que la entrada de Miguel era evidente, pero acabó entrando Djouahra mientras que De la Fuente esperó hasta la segunda parte para tener sus minutos. Sin embargo, todo esto cobró sentido en el post partido de Borja Jiménez, donde puso un valor lo que había hecho este guerrero llamado Miguel.

En rueda de prensa, nuestra compañera de Hora Blanquiazul Mery Sanz preguntó al técnico por la ausencia del ariete en el once y su respuesta dejó en jaque a toda la sala de prensa: «Me quito el sombrero con Miguel por todo lo que lleva haciendo estos dos meses por el Leganés, que es jugar con un menisco roto y sin poder entrenar. En mes y medio ha entrenado 3-4 veces con nosotros. Solo estaba para jugar. Por eso muchas veces nos pidió el cambio. En cuanto veíamos que podía estar solucionado el partido lo sacábamos». Y ya confirmó que se sometería a una operación este mismo martes para solucionar ese percance. «Podía haberse operado en octubre pero ha querido seguir dando el callo, así que ‘chapeau’. Hay muy pocos jugadores que hagan esto y más sin ser propiedad del club». En principio, una intervención así le tendría apartado de los terrenos de juego unos dos meses, por lo que se espera que no le volvamos a ver en acción hasta febrero.

Miguel ya no solo se ha ganado el cariño y el respeto de la gente por sus goles y su gran rendimiento, sino por este acto lleno de sacrificio y de solidaridad hacia sus compañeros y hacia el club. El delantero ha puesto en riesgo su físico durante dos meses con tal de ayudar al equipo, sabiendo que él es uno de los buques insignia del líder de Segunda División y que, de esta forma, el equipo le perdería para menos partidos. Después de su hat-trick al Amorebieta, le marcó al Espanyol, anotó un doblete al Cartagena y también le pudo marcar al Levante de penalti.

Su rendimiento le valió para ser el mejor jugador del mes de noviembre en LaLiga Hypermotion aún con la rodilla maltrecha, con un menisco tocado y diciendo basta. Precisamente ha aguantado hasta que ese cartílago no ha podido más, pero ha cumplido con creces en eso que se propuso. Estos dos meses han sido una demostración de estoicismo por lograr un bien común que un jugador promedio no habría hecho. Miguel es especial. Tanto dentro como fuera del campo. Butarque ya espera desde hoy pacientemente a su goleador, al que es un guerrero por encima de todas las cosas y que tiene más que ganado su lugar en el corazón de los pepineros.